Beneficios e inconvenientes del veganismo

Coincidiendo con la reciente celebración del día mundial del veganismo, el pasado primero de noviembre, repasamos los grandes pros y contras de este hábito alimenticio

El veganismo se basa en seguir una alimentación que erradica el consumo de cualquier producto o alimento de origen animal; desde carne, queso o huevos, hasta zapatos o ropa de piel o lana. Los motivos van desde una conciencia animalista, hasta a cuestiones dietéticas, pasando por la voluntad de llevar una dieta más sana o simplemente más concienciada con el medio ambiente-

Coincidiendo con la reciente celebración del día mundial del veganismo, el pasado primero de noviembre, repasamos los grandes pros y contras de este hábito alimenticio. Para empezar, hay que ser conscientes de que se avecina un gran cambio para el cuerpo: no se trata sólo de dejar de consumir ciertos alimentos, sino de acostumbrar al cuerpo a procesar los que les van a servir de sustitutos para que puedan aprovecharlos totalmente y no padecer deficiencias.

Por ello, hay quien, debido a ciertas enfermedades o a un tipo de metabolismo, no pueden seguir esta dieta: las personas que padecen hipotiroidismo no pueden consumir algas, por ejemplo; las que tienen gota deben evitar los champiñones, frijoles o lentejas…estos son sólo algunos de los ejemplos de afecciones de salud habituales que impiden consumir alimentos clave en las dietas veganas.

También es importante acudir a una evaluación nutricional antes de iniciar este cambio de dieta porque si el paciente tiene bajo peso, puede caer en anemias o desnutrición; si se padece obesidad pueden aumentar de peso o tener elevación de los triglicéridos.

Teniendo en cuenta todo ello, es cierto que adoptar un estilo de vida vegano tiene muchas ventajas, como lo saludable de la dieta si se lleva correctamente. También es muy probable que ayude a bajar de peso, a la vez que uno se preocupa por el medio ambiente y se genera más conciencia ecologista y animalista.

Pero por otro lado, muchos veganos hacen hincapié en que el suyo no es un estilo de vida apto para cualquiera, ya que se necesita un metabolismo adecuado y mucha fuerza de voluntad. Además, se suma la dificultad de comer en restaurantes o fiestas.